Remedios Caseros para la Fiebre

Category: Remedios Caseros 9 0

En este artículo vamos a ver una serie de remedios caseros para la fiebre, todos ellos totalmente naturales. Antes de nada, debemos aclarar que la fiebre no es más que una respuesta de nuestro organismo, un mecanismo de defensa, ante agresiones externas, como bacterias o virus. Es por ello por lo que debemos considerar la fiebre incluso como algo beneficioso, que no es recomendable eliminar, ya que ayudará a terminar antes con la enfermedad que la provoca.

1. Permanecer en reposo y bien abrigados.

Mantenernos en la cama, bien abrigados y totalmente en reposo, será el mejor de los remedios caseros para la fiebre. Es una fantástica forma de acelerar el proceso, ya que si estamos bien arropados, el calor generado por la gripe provocará un incremento de la sudoración que favorecerá la eliminación de toxinas y acelerará la recuperación.

2. Correcta hidratación.

El aumento de sudor antes comentado, puede provocar una excesiva pérdida de líquidos, que habrá que reponer. Es indispensable por tanto beber abundante cantidad de agua o zumos.

3. Baños en agua tibia.

En caso de que la temperatura aumente de forma rápida y excesiva, el mejor remedio casero para la fiebre que podemos utilizar, será introducir al enfermo en una bañera con agua tibia. La temperatura del agua nunca deberá ser superior a la corporal, y por supuesto tampoco demasiado fría. Este método será efectivo siempre que el paciente aún no haya comenzado a sudar, ya que en caso contrario la propia evaporación del sudor tendrá el mismo efecto, y no será necesario.

Remedios Caseros para la Fiebre

4. Mantén fresca cabeza y cuello.

Suele ser efectiva la colocación de paños humedecidos en agua fresca sobre la frente o cuello, reduciendo así el exceso de temperatura en la cabeza. Es importante que el paño esté bien escurrido, y que vayamos aplicando más agua, a medida que vaya evaporándose.

5. Dieta estricta.

Mientras dure el proceso febril es aconsejable alimentarse únicamente de líquidos, bien sea suero, zumos o caldos. De esta manera favoreceremos la limpieza del organismo y la eliminación de toxinas y agentes causantes de la enfermedad.

Todos estos remedios naturales para la fiebre nos permitirán mantenerla bajo control, aunque como hemos indicado, sólo los usaremos cuando sea demasiado alta y por lo tanto potencialmente peligrosa. En cualquier caso, si vemos que se mantiene elevada de manera persistente, siempre será aconsejable visitar a nuestro médico de cabecera, que será el más adecuado para detectar las causas. Es el médico el que en estos casos nos podrá orientar sobre cómo curar la fiebre, o mejor dicho el causante de la misma.

Related Articles

Add Comment